Qué estufa elegir

Antes de elegir un estufa, habrá que analizar algunos elementos como la ubicación, la fuente de energía y el estilo. Las estufas suelen ser fáciles de instalar, seguras, no consumen demasiada energía y emiten un calor de calidad. Sin embargo, la mayoría de las estufas están pensadas para caldear una zona determinada, pero no son una buena opción como fuente principal de calefacción.

Existen diferentes tipos de estufas. Esta guía describe los diferentes tipos de estufas de acuerdo con las fuentes de energía utilizadas para alimentar el fuego. La fuente de alimentación, el estilo y el material son las principales características por considerar.

 

Ver estufas

  • ¿Cómo elegir la fuente de alimentación de la estufa?

    El rendimiento de una estufa depende principalmente de su ubicación en la vivienda, del tipo de alimentación, del volumen —en m3— que se necesite caldear y del nivel de aislamiento de la casa.

    Existen diferentes tipos de estufas, algunas alimentadas por combustible. La elección del combustible —carbón, gas, madera, pellets, etc.— influirá en el rendimiento del dispositivo. En cuanto al gas y la electricidad, son muy fáciles de usar, aunque no ofrecen el mismo confort en términos de calor que la madera. La calidad de la leña es un elemento esencial. Se utiliza un coeficiente de eficiencia para describir el calor producido por una estufa dentro de un espacio determinado.

    Estufa de madera Focus

    Estufas de leña: son las estufas por antonomasia, alimentadas con troncos de madera. La madera cuesta la mitad que la electricidad, lo que representa un ahorro considerable. Es una energía renovable por cuanto la tala de árboles implica replantar otros. Las maderas duras —roble, haya, etc.— ofrecen una combustión lenta y regular, mientras que las maderas blandas —pino, secuoya, fresno, abedul, cerezo— tienen una combustión instantánea que permite aumentar rápidamente la temperatura ambiente.

    • Puede alcanzar una eficiencia del 85 %.
    • Biocombustibles: ecológicos y renovables.

    Estufa de pellets MCZ

    Estufas de pellets: al igual que las estufas tradicionales, las estufas de pellets utilizan leña como combustible en forma de pellets. Las estufas de pellets disponen de un sistema de alimentación y distribución automático que permite que la estufa funcione de forma totalmente independiente durante un período de 1 a 4 días y regule la emisión de calor. Requieren poco mantenimiento y son muy limpias. Los pellets deben almacenarse en espacios interiores, lejos de la humedad.

    • Pueden alcanzar una eficiencia del 80 %.
    • Biocombustibles: ecológicos y renovables.

    Estufa multicombustible EDILKAMIN

    Estufas multicombustible: aceptan varias fuentes de energía, troncos y pellets por lo general. Este tipo de estufa puede funcionar con leña durante el día para un caldeo rápido y eficiente, y con pellets durante la noche para un calor continuo. Algunas estufas multicombustible pueden pasar automáticamente de un combustible a otro, incluso durante la combustión. Por ejemplo, si la estufa puede funcionar con electricidad y pellets, podrá utilizarse en modo de combustión de troncos en caso de fallo de energía. Su autonomía es de más de 70 horas gracias a un depósito que se alimenta progresivamente con pellets, lo que significa que el tiempo de funcionamiento es 6 veces mayor que el de una estufa tradicional.

    • Pueden alcanzar una eficiencia del 90 %.
    • Biocombustibles: ecológicos y renovables.

    Estufa eléctrica Sentiotec

    Estufas eléctricas: este tipo de estufas deben conectarse a una toma de corriente y calientan nada más encenderse. Algunas disponen de control remoto. La potencia de las estufas eléctricas se expresa en vatios. Cuanto más alto sea este coeficiente, más rápido y más eficientemente calentará la estufa. Una potencia mayor implicará, por consiguiente, un mayor consumo. Las estufas eléctricas son tan eficientes como los sistemas de calefacción auxiliares cuando no se necesita calentar demasiado. A pesar de su eficiencia, no generan tanto calor como las chimeneas y son menos acogedoras que estas.

    • Eficacia del 100 %.
    • Solución de calefacción para una zona determinada.

    Estufa de gas Piazzetta

    Estufas de gas: técnicamente, las estufas de gas funcionan sin electricidad. Las estufas de gas natural necesitan de una conexión a la red de gas natural, mientras que las estufas de propano son más restrictivas porque funcionan con cilindros o bombonas de gas que deben sustituirse con regularidad. Las estufas de gas pueden utilizarse como calefacción central.

    • Su potencia (expresada en kW) oscila entre 9 y 15 kW.
      • Una potencia de 9,2 kW puede caldear un volumen de 253 a 690 m3.
      • Una potencia de 12,1 kW puede caldear un volumen de 333 a 908 m3.
      • Una potencia de 12,6 kW puede caldear un volumen de 347 a 945 m3.
      • Una potencia de 14,7 kW puede caldear un volumen de 404 a 1.100 m3.

    Estufa de carbón Harman Stoves

    Estufas de carbón: las estufas de carbón pueden funcionar con leña o con carbón. Disponen de una tolva que permite cargar fácilmente el carbón y que puede retirarse para pasar a una utilización con leña, además de una puerta frontal y/o lateral para insertar los troncos. El carbón desprende más calor que la madera. En caso de frío extremo, se aconseja utilizar carbón en lugar de madera. Además, el carbón se quema más despacio. Cuando la tolva está llena, el carbón puede arder durante más de 24 horas, dependiendo del tamaño de la estufa. Si bien, es más contaminante que la madera. La intoxicación por monóxido de carbono es uno de los mayores riesgos que conlleva el uso de las estufas de carbón. Aunque otros tipos de estufas no eximen de este riesgo. En pro de la seguridad, se recomienda instalar un detector de monóxido de carbono y colocar un contenedor bien cerrado para almacenar ceniza sin que se escape el polvo.

    • Eficacia de hasta el 85 %.
    • Combustión de más de 24 horas.

    Estufa de bioetanol GlammFire

    Estufas de bioetanol: el bioetanol es un biocarburante altamente inflamable a base de remolacha o cereales y se utiliza cada vez más como combustible. Las estufas de bioetanol son una solución de calefacción rápida y respetuosa con el medio ambiente. La seguridad impone que el bioetanol se almacene en tanques lo suficientemente alejados de la estufa. Este sistema no requiere una ubicación específica ni una conexión a un conducto de evacuación,lo que facilita su instalación. Requieren enos mantenimiento al no generar cenizas ni hollín. Aunque este combustible no libera monóxido de carbono, se recomienda ventilar a menudo la habitación. Las estufas de bioetanol pueden ser fijas o móviles y deben estar equipadas con un sistema de parada de emergencia en caso de vuelco. Será preferible utilizarlas como sistema de calefacción auxiliar puesto que su capacidad de calentamiento es relativamente baja. Desprenden un efecto agradable a través de llamas reales, como si se tratara de una chimenea tradicional. Cabe decir que los costes de combustible pueden resultar bastante altos, de hasta 2 € por litro.

    • No emiten humos y las emisiones de CO2 son muy bajas.

    Estufa de petróleo Nestor Martin

    Estufas de aceite: estos sistemas móviles de calefacción auxiliar son una solución económica y eficaz capaz de calentar una superficie de hasta 50 m². Las estufas de aceite monocombustible queman primero el dióxido de nitrógeno y calientan el 70 % por radiación y el 30 % por convección. Las estufas de aceite de doble combustión disponen de una segunda cámara de combustión. Este proceso de combustión se traduce en un caldeo más eficiente y reduce la emisión de partículas tóxicas al aire. Las estufas de aceite de doble combustión queman primero el monóxido de carbono y calientan el 30 % por radiación y el 70 % por convección.

    • Requieren una potencia de 100 W por m² o 0,04 kW por m3.
      • Una estufa de aceite con una potencia de 3.000 W o 3 kW (1.000 vatios = 1 kilovatio) podrá calentar una habitación de hasta 30 m².
    • Las estufas de aceite pequeñas tienen una potencia de entre 0,8 kW y 3 kW, y las más grandes, de entre 1,5 kW y 5,5 kW.

    Estufa de fueloil Nestor Martin

    Estufas de fueloil:  este combustible es idéntico al gasóleo de los coches diésel y procede de la refinación del petróleo . De acero y hierro fundido, las estufas de fueloil están equipadas con un quemador que activa la combustión del fueloil. Emiten y difunden rápidamente el calor. La instalación de estas estufas requiere una conexión a un conducto de evacuación. Se pueden utilizar para caldear grandes superficies. Será importante, por otro lado, permanecer alerta para evitar intoxicaciones. Los detectores de monóxido de carbono representan una protección activa eficaz. Será necesario prestar atención también a los bidones de fueloil, ya que pueden resultar peligrosos. Para evitar cualquier riesgo, deberán almacenarse en una habitación separada.

    • Deberá evitarse recurrir a los modelos más antiguos al ser menos seguros y menos eficaces.
    • Su eficacia puede ser de hasta el 86 % .

    Estufa de biomasa ZANTIA

    Estufas de biomasa: la biomasa procede de elementos vegetales como hojas, la paja, las cáscaras de nuez, los huesos de cereza, etc. Incluye todas las fuentes de energía procedentes de materia orgánica. Contaminan mucho menos que los combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas.

    • La biomasa es ecológica y renovable.
  • ¿De qué materiales están hechas las estufas y cuáles elegir?

    Ya sean de acero, hierro fundido o cerámica, las estufas ofrecen esencialmente las mismas prestaciones en términos de rendimiento, autonomía y vida útil. Las diferencias son principalmente estéticas. Por otro lado, las estufas de esteatita o de ladrillos refractarios, que acumulan el calor y lo liberan lentamente, son mucho más eficientes.

    Hoy, las estufas de acero son de buena calidad y tan resistentes como las de hierro fundido, aunque son más propensas a deformarse cuando se sobrecalientan. El calor aumentará menos rápidamente con una estufa de hierro fundido que con una estufa de acero. No obstante, el calor continuará expandiéndose por más tiempo una vez tras apagarse el fuego.

    Una estufa con revestimiento térmico, de esteatita, por ejemplo, aumentará el tiempo de caldeo, pero con un coste mayor.

    Las estufas de mampostería van aún más allá. Son por lo general de esteatita, cerámica o cerámica y piedra y distribuyen el calor casi exclusivamente por radiación —siendo esta la fuente de calor ideal— durante al menos 12 horas. Aunque el dispositivo es pesado y voluminoso, ofrece un calor de calidad, pero a un precio bastante alto.

  • ¿Dónde colocar la estufa?

    La ubicación y la seguridad están estrechamente relacionadas. Las habitaciones como la cocina o la sala de estar suelen estar equipadas con un conducto de evacuación, que es necesario para la mayoría de las estufas. Es esencial elegir un lugar que permita respetar las distancias de seguridad respecto de los materiales inflamables, con el menor número posible de obstáculos para la evacuación. Las instrucciones técnicas de cada modelo de estufa indican las distancias mínimas obligatorias —1,20 m en general—. No obsante, estas distancias pueden reducirse con paredes no inflamables. Las chimeneas de evacuación deben sobresalir 40 cm como mínimo en el caso de tejados inclinados y 1,2 m en el caso de los tejados planos.

Guías de compra relacionadas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...
Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *