Qué baldosas elegir

Las baldosas constituyen un revestimiento práctico y resistente tanto para interiores como para exteriores. Pueden ser de cerámica, porcelana, terracota, piedra natural o piedra reconstituida, entre otros. Si bien, las de piedra natural labrada, las de gres y las de terracota son las más comunes. Las baldosas se utilizan para cubrir suelos, paredes, escaleras y otras superficies. Se presentan en varios formatos y materiales, con sus características técnicas respectivas.

Las baldosas se utilizan a menudo en la cocina y el baño porque son fáciles de limpiar. Deben colocarse, además, sobre una superficie antideslizante. Las baldosas de exterior pueden soportar temperaturas negativas, por lo que son idóneas para climas fríos. Las baldosas de baja porosidad permiten evacuar fácilmente el agua de lluvia, el aceite y otros líquidos. Las baldosas de materiales porosos deberán impermeabilizarse con productos específicamente pensados para ello.

Por otra parte, la atmósfera que quiera darse a la habitación determinará el tipo de baldosa. Por ejemplo, la piedra natural o la terracota roja crean ambientes cálidos. El uso también tendrá un papel determinante, tanto en interiores como en exteriores, así como el nivel de humedad. En los suelos de zonas muy transitadas deberán utilizarse baldosas antiabrasivas.

Ver baldosas

  • ¿Por qué tamaño y forma de baldosas optar?

    El tamaño de las baldosas dependerá de las dimensiones de la estancia en la que se vayan a instalar. Los fabricantes ofrecen baldosas de infinidad de tamaños. Las baldosas grandes (60 x 60 cm/80 x 80 cm/120 x 60 cm) crean un efecto de amplitud al limitar la presencia de juntas —algo que está muy de moda en la actualidad—, mientras que las pequeñas (20 x 20 cm o 30 x 30 cm) hacen que la habitación sea más cálida y presentan una instalación más fácil. Las baldosas suelen ser cuadradas o rectangulares, aunque algunas son octogonales y, por tanto, más difíciles de colocar.

    Baldosas cuadradas Royal Mosa

    Para el baño, se recomienda utilizar modelos de tamaño mediano y pequeño ya que las numerosas juntas ayudan a evitar resbalones. Las baldosas de aspecto mosaico son ideales para espacios pequeños. Para el salón, el comedor o la cocina, serán preferibles las baldosas más grandes porque son más fáciles de limpiar, sobre todo en los casos de acceso directo al jardín o de presencia de mascotas.

    Baldosas para baño AGROB BUCHTAL

    Baldosas para cocina ITALGRES

    Baldosas para salón Cerdomus Ceramiche

  • ¿Cómo elegir el color de las baldosas?

    Los colores vivos o pastel son llamativos al principio, pero con el tiempo se pierde el interés por ellos. Y, a diferencia de los suelos de linóleo o de los parquets flotantes, las baldosas no se cambiarán tan a menudo. Por tanto, el estilo de las baldosas será un elemento clave, sobre todo si se prevé vender la vivienda.

    Estas son algunas de las pistas que contribuirán a tomar la decisión correcta:

    • Los colores claros aportan una sensación de amplitud a la estancia.
    • Los colores oscuros son más acogedores.
    • Los matices de colores enmascaran las impurezas.
    • Los colores neutros permiten cambiar fácilmente la decoración.
    • Los colores vivos son alegres y añaden carácter.
  • ¿Cómo calcular la cantidad de baldosas necesaria?

    Para conocer el volumen de baldosas necesario, habrá que saber cuántos metros cuadrados tiene la habitación, añadiendo un margen del 15 % para compensar las pérdidas debidas al corte de determinadas baldosas. 

    • Primero, será necesario medir el largo y ancho de la estancia.
    • A continuación, se multiplicarán ambos valores para obtener la superficie de la habitación en m2.
    • Se calculará después el total exacto —multiplicando los metros cuadrados por el 15 %—.
  • ¿Cómo se colocan las baldosas?

    Las baldosas pueden disponerse en línea recta, en diagonal —sobre todo si la habitación no es cuadrada o rectangular—, en tablero de ajedrez alternando diferentes colores o en forma de alfombra para dar carácter a la estancia. Existen numerosas opciones.

    Nunca se colocarán las baldosas sobre un suelo de parquet, ya que pueden agrietarse con las oscilaciones de la madera. Se colocarán sobre superficies estables —de hormigón, por ejemplo, o incluso encima de las antiguas baldosas). El suelo deberá estar limpio y seco antes de colocar las baldosas. Los pasos que requiere la instalación de las baldosas son los siguientes:

    • Preparar el suelo: mezclar el mortero y repartirlo según las líneas de referencia; extenderlo luego en una sola dirección y eliminar el exceso.
    • Colocar las baldosas: la primera baldosa se colocará en la intersección de las líneas de referencia; se colocarán las siguientes baldosas y los respectivos separadores en los extremos de las baldosas. Todas las baldosas deben haberse cortado primero con las dimensiones correctas.
    • Para el baño, y en particular para la ducha, será necesario cortar en primer lugar baldosas que se colocarán alrededor de los desagües.

    Consejo: retirar el exceso de mortero con el dedo cuando aún está blando. A continuación, limpiar la superficie con un paño húmedo.

  • ¿Cómo elegir los separadores?

    Mortero de rejuntado TECHNOKOLLA

    Las juntas juegan un papel importante en la colocación de las baldosas. Pueden ser de colores y materiales variados, aunque algunos pueden verse afectados por la grasa o los productos de limpieza.  Existen diferentes tipos de juntas:

    • Juntas de epoxi,  que representan un coste más elevado, pero se tiñen con menor facilidad.
    • Juntas a base de resina.
    • Juntas de cemento con aditivo, para evitar manchas.

    La colocación de baldosas en áreas muy grandes necesitará de una junta de dilatación para evitar que las baldosas se muevan.

    Cuando se desee instalar baldosas de cerámica y que la visibilidad de las juntas pase casi inapercibida, se podrá optar por las baldosas rectificadas, cortadas mecánicamente hasta alcanzar el tamaño exacto para encajar perfectamente entre sí.

  • ¿Cómo mantener en buen estado las baldosas?

    La clave para mantener las baldosas en buen estado es limpiarlas bien después de su instalación. El mortero crea a menudo una película delgada llamada velo de cemento, que debe eliminarse durante la instalación. De lo contrario, esta fina película manchará la baldosa y empobrecerá el aspecto del suelo.

    Es importante evitar los productos químicos para limpiar las baldosas, ya que pueden dañarlas rápidamente. En su lugar, será más conveniente utilizar agua caliente y jabón suave y secarlas bien tras su limpieza. Las baldosas también pueden limpiarse con ayuda de una aspiradora.

  • Breve resumen de las baldosas de exterior

    Baldosas de exterior Ceramica Rondine

    Se deberán tomar algunas precauciones antes de instalar las baldosas de exterior. El lote deberá indicar expresamente que se trata de baldosas de exterior, lo que garantizará la resistencia a las heladas y evitará resbalones. El método de instalación es el mismo, aunque es aconsejable prestar especial atención a las juntas. Habrá que prever una inclinación de 1 cm cada 2 m para la evacuación del agua y la durabilidad de las baldosas.

Guías de compra relacionadas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *